Un brindis a la aventura

. 16 dic. 2008

Los últimos días del año van marcando el fin de nuestro recorrido en Team Academy. Todavía nos queda pendiente hacer el balance final pero nos llevamos más de lo que trajimos. Entre otras cosas, una empresa, que es una especie de barco en el que vamos montados, con más o menos zozobra.

El océano se presenta ante nosotros. Y no parece fácil, pero ya tenemos rumbo puesto al siguiente puerto. El mar está agitado, la calma no será nuestra compañera de viaje. Estamos preparados. Soltamos amarras. Que la emoción compense la incomodidad del viaje.

Reproduzco aquí un poema de Kavafis, que Manumanah nos leyó en alguno de estos seminarios en los que tanto hemos aprendido, y que describe muy bien el espíritu que debe guiarnos en la siguiente etapa de nuestra empresa. Su título coincide, y no por casualidad, con el nombre de un foro que ha estado presente en nuestro camino, y al que no perderemos de vista. El texto es muy conocido, pero incluso quienes lo hayan leído cien veces estoy seguro de que lo agradecerán.

Itaca
Cuando partas hacia Itaca
pide que tu camino sea largo
y rico en aventuras y conocimiento.
A Lestrigones, Cíclopes
ni al furioso Poseidón no temas,
en tu camino no los encontrarás
mientras en alto mantengas tu pensamiento,
mientras una extraña sensación
invada tu espíritu y tu cuerpo.
A Lestrigones, Cíclopes
y fiero Poseidón no encontrarás
si no los llevas en tu alma,
si no es tu alma que ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo.
Que muchas mañanas de verano haya en tu ruta
cuando con placer, con alegría
arribes a puertos nunca vistos.
Detente en los mercados fenicios
para comprar finos objetos:
madreperla y coral, ámbar y ébano,
sensuales perfumes, -tantos como puedas-
y visita numerosas ciudades egipcias
para aprender de sus sabios.
Lleva a Itaca siempre en tu pensamiento,
llegar a ella es tu destino.
No apresures el viaje,
mejor que dure muchos años
y viejo seas cuando a ella llegues,
rico con lo que has ganado en el camino
sin esperar que Itaca te recompense.

A Itaca debes el maravilloso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino
y ahora nada tiene para ofrecerte.
Si pobre la encuentras, Itaca no te engañó.
Hoy que eres sabio, y en experiencias rico,
comprendes qué significan las Itacas.

0 comentarios: